Tambogrande: 4 mil escolares regresarán a clases en colegios declarados en riesgo

Fuente: El Corresponsal

Los directores y padres de familia exigen a las autoridades competentes atender las necesidades de cada centro educativo.

Un aproximado de cuatro mil estudiantes de seis colegios del distrito de Tambogrande regresarán a clases presenciales en colegios que no cumplen las condiciones mínimas.

 

El Ministerio de Educación anunció el retorno a clases de manera presencial tras dos años de virtualidad a causa de la pandemia de la Covid-19. Este anuncio fue bien recibido por los estudiantes, padres de familia y docentes ya que el programa Aprendo en Casa no cumplió con las expectativas.

Sin embargo, al regresar a acondicionar las instituciones los directores y padres de familia han encontrado que los colegios no cumplen con las condiciones para el retorno seguro de los alumnos. 

Cutivalú recorrió el distrito de Tambogrande para conocer la situación de algunos colegios que regresarán a clases presenciales. En esta visita encontramos centros educativos que necesitan ser reconstruidos, mientras que otros no tienen aulas prefabricadas para recibir a los estudiantes por lo que están prestando ambientes comunales.

EN RIESGO

Uno de los colegios que requiere su reconstrucción es Nuestra Señora de Fátima, ubicado a pocos minutos de la plaza de Armas de Tambogrande. Aquí 700 escolares de inicial y primaria regresarán a estudiar en aulas prefabricadas debido a que no se acelera el proyecto de reconstrucción a cargo de la Municipalidad de Tambogrande.

La directora Nancy Panta informó que son dos pabellones de la institución los que han sido declarados inhabitables por Defensa Civil. Estos pabellones han sido cerrados porque se teme que en un sismo puedan colapsar.

Los escolares regresarán a estudiar en aulas prefabricadas que son muy antiguas y no cuentan con la adecuada ventilación. 

Foto: David Domínguez / Cutivalú

El proyecto de reconstrucción está a cargo de la Municipalidad de Tambogrande. En abril se tendría un cronograma de licitación, según informó la directora.

“Invocamos a nuestro alcalde para que tome las medidas y pueda acelerar el proyecto de reconstrucción en beneficio de nuestros estudiantes”, manifestó la directora del colegio Nuestra Señora de Fátima.

RETRASO EN LA CONSTRUCCIÓN

Mientras que algunos colegios como en el anterior caso necesitan que se inicie la ejecución de proyectos de reconstrucción, en otros como el colegio Atahualpa, la obra de mejoramiento del local está retrasada.

El colegio Atahualpa se ubica en el caserío del mismo nombre en el centro poblado Valle de Los Incas. Esta zona se encuentra a 20 minutos de la ciudad de Tambogrande.

(Foto: Pedro Risco / Cutivalú)

Son 590 los estudiantes de este centro educativo los que  regresarán a clases en aulas prefabricadas porque la obra de reconstrucción aún no ha sido entregada debido a retrasos, según lo advirtió la directora Luz Zapata Sernaqué.

Cutivalú llegó hasta donde se ubica esta institución educativa, provisionalmente. Pudimos observar que sobre un pampón se han acondicionado aulas prefabricadas. También constatamos que una parte de las aulas son prefabricadas mientras que otras son de triplay con techos de calamina con ventanas pequeñas. Estas condiciones  no brindan una adecuada ventilación sobre todo en las horas de más calor.

(Foto: Pedro Risco / Cutivalú)

La directora, Luz Zapata Sernaqué informó que desde el 2017 se inició el proyecto de reconstrucción de la escuela y se encuentra a cargo del Gobierno Regional de Piura. Sin embargo, señaló que esta obra debió ser entregada en septiembre del 2021 pero hasta la fecha no se ha culminado. El gobierno regional informó que la obra tiene un avance del 75%.

Foto: Darwin Dominguez (Corresponsal de Tambogrande)

La reconstrucción del local educativo se inició en el año 2017 pero han pasado cinco años y aún no termina el proyecto debido a problemas por falta de pagos y cambio de empresas constructoras, según precisó la directora

“Hemos venido ocupando aulas prefabricadas desde que se inició la reconstrucción. Las hemos utilizado desde hace años, en este calor está muy cerrado y no hay suficiente ventilación”, sostuvo la directora Luz Zapata.

Foto: Darwin Dominguez (Corresponsal de Tambogrande)

Por último, la encargada del plantel enfatizó que existe la necesidad en la zona de volver a clases presenciales porque los escolares no tienen conectividad. Es por ello que retornarán a clases en las aulas prefabricadas el próximo 21 de marzo.

FALTAN SERVICIOS

En el mismo caserío de Atahualpa se ubica la institución educativa N° 15402 del caserío Atahualpa, en Tambogrande, donde los colegiales regresarán a clases pese a no contar con un  cerco perimétrico y padecer por la falta del servicio de agua potable.

Este colegio alberga a 200 estudiantes del nivel primario. El director de la institución, Rolando Bancayán, indicó que el local educativo no cuenta con un cerco perimétrico por lo que está en riesgo la integridad de los estudiantes. Además, la institución no tiene el servicio de agua potable por lo que se abastecen de los canales de irrigación de la zona. 

El directivo pide a las autoridades inicien un proyecto de agua y alcantarillado en el centro poblado con el fin de mejorar las condiciones de salubridad de los escolares.

Por último, el docente advirtió que faltan aulas para los alumnos ya que la población estudiantil está aumentando y a la aplicación de aforos reducidos. Manifestó que una parte de los estudiantes tendrán que estudiar en un salón comunal. Pide a las autoridades la entrega de aulas prefabricadas.

“Para este año vamos a solicitar el comedor del centro poblado Atahualpa para albergar a los estudiantes porque no se puede tener el aforo del cien por ciento en el colegio. Estamos necesitando tres aulas prefabricadas. Tenemos un aula de centro de cómputo y la usamos como aula pedagógica, la población estudiantil está aumentando”, sostuvo Rolando Bancayán.

SIN AULAS

Dos colegios del nivel inicial que atienden a cerca de 300 estudiantes de 3, 4 y 5 años no cuentan con aulas para el regreso a clases. Esto debido a que los proyectos de reconstrucción que se realizaban están paralizados desde el año pasado.

Uno de ellos es la institución educativa N° 470 del centro poblado Villa La Peñita alberga a 178 menores del nivel inicial. Los estudiantes regresarán a clases virtuales el próximo 21 de marzo debido a que no cuentan con ambientes para las clases semipresenciales.

La directora Lourdes Chiroque Cruz explicó que se inició la reconstrucción del local en el 2020. La obra debía culminar en marzo del año 2021. Sin embargo la empresa constructora solicitó varias ampliaciones de plazo y la municipalidad de Tambogrande resolvió el contrato.

La obra quedó paralizada con un avance del 58%. Lourdes Chiroque indicó que al resolverse el contrato se tuvo que realizar un expediente de saldo de obra que ya ha sido aprobado por la comuna tambograndina. No obstante se necesita el financiamiento por parte de la Autoridad de la Reconstrucción.

“Estamos buscando lugares alternos para que puedan trabajar los niños de manera semipresencial. La municipalidad de La Peñita nos ha facilitado tres ambientes y un comedor popular. Estos locales están siendo acondicionados con servicios higiénicos para recién en abril iniciar las clases semipresenciales”, manifestó la directora Chiroque Cruz.

 

Similar situación viven 90 alumnos del colegio inicial N° 781 de la localidad de Ayar Ucho de Tambogrande, quienes no cuentan con ambientes para retornar a clases semipresenciales.

La directora Elizabeth Aguilar Perez indicó que el proyecto de reconstrucción del centro educativo debía finalizar en febrero del 2021. Sin embargo la comuna tambograndina le resolvió el contrato a la empresa constructora por los retrasos. Actualmente la obra tiene un avance del 58%.

Aguilar refiere que el expediente de saldo de obra está aprobado se requiere el presupuesto para que se reinicie la obra y la empresa ganadora ejecute un plan de contingencia para que los alumnos puedan estudiar.

Debido a que las clases presenciales son vitales en la zona por la falta de conectividad la directora y padres de familia han buscado prestar algunas viviendas e incluso la capilla de la localidad para que los menores regresen a la presencialidad.

Problemas con el alcantarillado

Por último, en el mismo Tambogrande, 850 estudiantes del Instituto Nacional Agropecuario- INA 54  no pueden regresar a clases semipresenciales por el colapso de desagües.

La directora María Seminario Juárez, manifestó que desde el año pasado han solicitado a la Municipalidad Distrital de Tambogrande la reparación del desagüe de la institución pero hasta la fecha no se ejecuta.

“Estamos muy preocupados porque no podemos iniciar clases de manera presencial por eso empezaremos de forma virtual hasta que se arreglen los servicios higiénicos. Se necesitan cuatro buzones y el cambio de tuberías”, manifestó Seminario Juárez.

La directora solicitó a la Municipalidad Distrital de Tambogrande que se agilice el trámite para que se ejecute el cambio de tuberías y de esa manera los alumnos puedan regresar a su local educativo.

Sobre la situación de estos colegios el director de la Ugel Tambogrande, Ángel Yovera Rufino indicó que están evaluando la situación pero que su función es operativo y no cuenta con presupuesto.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí