Riesgo de nueva inundación en Piura porque defensas ribereñas no incluyen trabajos en el puente Cáceres y parte del río

Por Scarlett Cardoza / Cutivalú

El 27 de marzo se cumplirán cinco años de la emergencia causada por el desborde del río Piura a causa del Niño Costero de 2017 y que afectó a centenares de familias de Piura, Castilla y el bajo Piura. Pese al tiempo transcurrido la población mantiene la preocupación ante la posibilidad de una nueva inundación, pues las obras que aseguren la contención de un caudal superior a los 3 mil metros cúbicos no se han terminado

La construcción del tramo I de las defensas ribereñas de Piura y Castilla que comprende desde la presa Los Ejidos hasta el Puente Avelino Cáceres, a cargo del consorcio Los Ejidos, culminó en setiembre de 2021 con una inversión superior a los 162 millones de soles. Mientras que, el tramo II, que comprende desde el puente Cáceres hasta el futuro puente Integración, tiene un avance del 68% y la obra debe entregarse el 29 de enero próximo. 

En el tramo II también se realiza la limpieza y descolmatación del cauce del río, de acuerdo a lo señalado en el expediente técnico. Según el ingeniero supervisor de la obra, Enrique Muñóz, estos trabajos se vienen desarrollando solo en los sectores comprendidos entre los puentes Sánchez Cerro y San Miguel “por ser la zona que presenta una sobreexcavación, mientras que en el resto del tramo se realizan trabajos de amplitud y/o pendiente del cauce” que deben estar listos el próximo 15 de marzo. 

Cutivalú llegó hasta la zona para realizar un recorrido completo a esta obra a cargo de la empresa Pronte Ingenieros SAC, la misma que estuvo a cargo del tramo I y que también asumió el saldo de obra del segundo tramo ante el abandono de los trabajos por parte de la anterior contratista- Consorcio Protección Piura y Castilla- y la resolución de contrato por parte del Gobierno regional de Piura. 

Según el expediente técnico, este mejoramiento y ampliación del servicio de protección contra inundaciones de Piura y Castilla debe permitir soportar un caudal de 4 mil 600 metros cúbicos por segundo (m3/s), sin embargo, este objetivo corre riesgo de no cumplirse porque se han identificado trabajos en el cauce del río Piura que no han sido contemplados en el expediente técnico.

Puente Cáceres sin intervención

Uno de los más graves problemas es que, ni el expediente técnico del tramo I ni del tramo II, contemplan los trabajos para mejorar la protección contra inundaciones a la altura del puente Cáceres, por lo que la obra se realiza antes y después del mencionado puente, pero no debajo del mismo. 

El ingeniero supervisor de la obra, Enrique Muñóz Ramírez, señala que los trabajos en los puentes están a cargo de los municipios por lo que la contratista no puede intervenir esta zona. “Cuando hicieron los expedientes del tramo I y tramo II no se podía intervenir un área que pertenece a otra institución. Esto es incongruente, es ilógico que no se haya contemplado. Ahora, estamos pidiendo que se realice la protección antisocavante de la margen izquierda y derecha con un presupuesto de millón y medio de soles, hemos presentado la propuesta, pero no sabemos si se ha tramitado o si ya se ha aprobado”, puntualizó.

Muñóz Ramírez advierte que de no intervenir la zona debajo del puente Cáceres se corre el riesgo de una erosión o rotura de las defensas ribereñas por la socavación de los cimientos de la obra. Pese a que, desde hace cuatro meses, se ha advertido al Gobierno regional de Piura, sobre esta problemática, hasta el momento no tienen una respuesta.

Vídeo: Marco Litano / Cutivalú

Taponamiento por materiales abandonados

Otro de los problemas identificados en la obra de las defensas ribereñas es que, el tramo II comprende hasta el futuro puente Integración (a la altura de la avenida Don Bosco, ex Circunvalación). Sin embargo, metros más allá de ese punto, el cauce del río está lleno de materiales que no permite asegurar que la obra soporte el caudal de 4 mil 600 metros cúbicos que señala el expediente, advierte el ingeniero residente de obra, Ronald Ascoy de La Cruz.

“De acuerdo al expediente de saldo de obra, nosotros tenemos un diseño de 4 mil 600 metros cúbicos a 100 años. Sin embargo, hay un peligro, un taponamiento que no permite asegurar esa protección para Piura y Castilla. Hace 6 meses lo hemos alertado al Gobierno Regional. Si se deja tal como está la zona sin intervención, sólo se podrá soportar 3 mil 500 metros cúbicos de agua por segundo”, remarcó.

El taponamiento al que hace referencia el ingeniero residente es un islote o banqueta de materiales que fueron dejados tras los anteriores trabajos de descolmatación en el río Piura, los cuales necesitan ser extraídos para mantener despejada la caja hidráulica. El ingeniero supervisor de la obra, Enrique Muñóz Ramírez, remarcó que de no limpiar esta zona se pone en riesgo los trabajos realizados y existe un 80% de riesgo de inundación en el casco urbano de Piura y Castilla.

Vídeo: Marco Litano / Cutivalú

Estructuras existentes sin intervenir

Durante el recorrido realizado por Cutivalú, observamos estructuras existentes en ambas márgenes del río Piura, las cuales, según indicaron el ingeniero residente y supervisor, no han podido ser intervenidas porque no se contempla en el expediente técnico. Por lo que, se han tenido que adecuar a ellas, pese a que se encuentran sumamente deterioradas y a simple vista requieren ser reforzadas. 

Población preocupada

Para la población, el riesgo de inundarse ante un nuevo desborde del río se mantiene latente pese a que han pasado cerca de cinco años para que las autoridades tomen cartas en el asunto, tal como lo señaló Flor de María Infante, miembro del Colectivo Inundación Nunca Más.

En entrevista con Cutivalú, la dirigenta social manifestó que el expediente técnico de la obra de defensas ribereñas no contempla varios aspectos que ponen en riesgo todos los trabajos, entre ellos, que se ha dejado de intervenir los drenajes pluviales con salida al río. Remarcó que urge avanzar con el Plan Integral del Manejo de la cuenca del río Piura pues consideran que es la única solución real a esta problemática para asegurar que no volverán a inundarse. 

Gore Piura no permitió intervención de ARCC

Gerente regional de la ARCC, Martín Mejía.

Sobre esta problemática, Cutivalú conversó con el gerente regional de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Martín Mejía Coronado, quien remarcó que la extracción de la banqueta de materiales que ponen en riesgo los trabajos de las defensas ribereñas se pensaba considerar dentro de un plan de acción rápida para el encauzamiento del río, sin embargo el Gobierno Regional de Piura se opuso señalando que se haría cargo de estos trabajos.

“Ese tema se estuvo viendo dentro de la contingencia y del plan de acción rápida para el plan del encauzamiento del río. Pero el Gobierno Regional fue tajante al decir que ellos manejarían la situación pero al parecer hasta el momento no se ha hecho. Bien se pudo incorporar en el convenio con el ministerio de Vivienda pero el Gore dijo: yo lo voy a hacer”, manifestó el funcionario.

Al ser consultado sobre la intervención del puente Cáceres que no se ha considerado en ningún expediente técnico, el ingeniero sostuvo que pese a la advertencia al Gobierno Regional para que se tome en cuenta y la disponibilidad de la ARCC para apoyar en ello, hasta el momento no se tiene ninguna respuesta concreta.

Gore no permitió intervención de municipalidades

Esta situación se repitió cuando las municipalidades de Piura, Catacaos y Cura Mori, en convenio con el ministerio de Vivienda, plantearon trabajos de encauzamiento del río Piura, entre los tramos del puente La Legua y puente Bolognesi, para ello, abrirán una zanja de 50 metros en el centro del cauce que permita al río seguir su patrón típico de corriente.

Según el gerente territorial de la municipalidad de Piura, Rolando Pasache Araujo, se conversó con el Gobierno Regional para incluir la extracción de esos materiales dentro de un conjunto de trabajos que se empezarán a ejecutar la próxima semana, sin embargo, tampoco se lo han permitido. 

“Justo ese tramo nosotros pensábamos ahí verlo pero esa intervención la tiene el Gobierno Regional de Piura y se realizaría una duplicidad. Envié un documento al Gore para saber si lo iban a intervenir o no y la respuesta fue que sí lo estaban viendo… Es más, durante la mesa técnica, el representante del Gore nos dijo que ellos lo tenían a cargo y que no podíamos intervenir”, manifestó. 

Cutivalú intentó comunicarse con el gerente general del Gobierno Regional de Piura, Mario Otiniano Romero y con el gerente regional de Infraestructura, Wilmer Vise Ruiz; sin embargo, pese a las constantes llamadas y mensajes no obtuvimos respuesta.

Colegio de Ingenieros pedirá información

Por su parte, el decano del Colegio de Ingenieros, Hermer Alzamora Román, señaló que el sábado 15 de enero, se reactivaron 10 mesas técnicas con el objetivo de solicitar la información correspondiente sobre el estado real de la obra y emitir un pronunciamiento sobre la problemática advertida. 

“Se han creado 10 mesas técnicas y tienen su cronograma de reuniones, se va a analizar la información solicitada y la que ya se tiene para emitir un pronunciamiento con recomendaciones. Además, mediante un documento, se va a invitar a la empresa contratista para que exponga lo que se está haciendo y conocer el expediente técnico. Nuestro objetivo es propositivo y queremos ayudar con todos los especialistas correspondientes, esa es nuestra intención”, puntualizó.

Trabajos de encauzamiento del río Piura inician la próxima semana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here