Más de mil hectáreas de bosques naturales destruidas por incendios en Ayabaca y Huancabamba

Más de mil hectáreas de bosques naturales destruidas dejan hasta el momento los once incendios registrados en Ayabaca y Huancabamba.

Así lo informó a Cutivalú, Rafael Velásquez, Jefe de Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, SERFOR Piura, quien detalló que en el sector Pampa Redonda de Suyo se ha registrado el incendio más crítico. El incendio ha destruido 200 hectáreas de bosque; pero, miembros del ejército, municipio, serenazgo y rondas campesinas coordinan acciones para controlar el fuego.

Asimismo, señaló que en el límite de las comunidades de Cuyas-Cuchayo y Socchabamba de Ayabaca se ha producido el incendio de 20 hectáreas de plantones de pino e indicó que el causante de este incendio es Gilberto Merino Aguilera, de 38 años de edad, con DNI 80343708, quien se comprometió ante la comunidad a reforestar el  área con 15 mil plantones de pino.

Otro de los incendio es el ocurrido en el cerro Bella Durmiente de Frías donde las llamas han destruido 100 hectáreas de bosques naturales mientras la población, municipalidad, subprefectura y rondas campesinas intervenían activamente para acabar con el fuego.

Además, el próximo sábado y domingo en el caserío Culcas de Frías se realizará una reunión urgente, convocada por la Central de Comunidades y Rondas Campesinas, para tratar el grave problema de los incendios forestales. Rafael Velásquez, jefe de SERFOR en Piura, también dio a conocer que en Huancabamba, en los distritos de Sóndor, Carmen de la Frontera y San Miguel del Faique se han reportado incendios forestales y en Jaguay Negro de Lancones se han quemado 500 hectáreas, a consecuencia del incendio producido por productores de miel silvestre.

En total, 11 incendios y mil hectáreas de bosques y especies forestales destruidos es el balance que se tiene hasta la fecha, dijo el jefe de SERFOR Piura, Rafael Velásquez, quién mencionó que los incendios son originados por la costumbre de los pobladores de realizar quemas en los cerros creyendo que, de esa manera, atraerán las lluvias.

Al respecto, explicó que antes esas quemas se podían controlar; pero, ahora las condiciones son diferentes con el cambio climático, pues el pasto está muy seco y cualquier chispa produce incendios incontrolables. Por eso, hizo un llamado a los pobladores de la sierra piurana  para que ya no realicen esta práctica porque no trae ningún beneficio; por el contrario, es tremendamente perjudicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here