“Ni agresivos ni pasivos, los padres deben estar atentos a las actitudes de sus hijos”

Imagen referencial

Para el psicólogo Walter Abanto el caso de los escolares del colegio Pamer es un claro ejemplo de bullying no solo por parte del que agrede, sino de todos los que observan. Añade que todo es el reflejo de conductas que no aparecen de la noche a la mañana sino que se han venido formando.

El especialista indicó que no solo el agresor y la víctima tienen una participación en la agresión sino también los que observan y filman. Señaló que es importante que los padres conozcan y vigilen qué conductas tienen sus hijos.

El psicólogo Walter Abanto explicó que el bullying no es una conducta de momento sino que se han formado de tiempo atrás, las cuales son minimizadas y a la larga terminan en situaciones de este tipo.

Escucha la entrevsita al  Dr. Walter Abanto aquí:

 

El especialista agregó que así como las conductas agresivas no son positivas tampoco lo es un comportamiento pasivo, como el mostrado por el escolar agredido, quien no trata de defenderse de la agresión de sus compañeros. “Estas actitudes dóciles también son aprendidas en la relación con los padres”, sostuvo.Por eso recomendó a los padres estar atentos si sus hijos muestran una conducta pasiva.

“Hay que ver la otra parte de los niños que muestran una actitud pasiva. Esto es aprendido de los padres, cuando son violentos con sus hijos o cuando estos pueden estar sufriendo depresión. Prestemos atención a nuestros hijos que presentan conductas pasivas”, manifestó.

Defensoría: Piura reporta 135 hechos de violencia escolar en lo que va del año

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí