Joven víctima de la delincuencia necesita ayuda para recuperarse

Joven de 20 años, víctima de la delincuencia, lucha por su vida y necesita del apoyo para costear operación al cerebro.

La vida de Gersson More Cruz, de 20 años, se reduce ahora a una cama. Este joven fue asaltado el 23 de enero de este año por el chofer de un taxi que lo trasladaba desde Sechura, en Piura, hacia su centro de trabajo, en el centro poblado Las Delicias.

Gersson fue hallado tirado al lado de la pista, inconsciente. Llegó agonizando al Hospital Regional de Piura, donde le diagnosticaron traumatismo craneoencefálico grave e insuficiencia respiratoria aguda.

Su madre, Yesenia Cruz Sandoval, contó que los médicos le dijeron que su hijo no viviría, que tenía el cerebro licuado. “Me dijeron que me despidiera porque mi hijo se iba a morir, pero yo me aferré a la Virgen de Guadalupe, al Señor Cautivo y a la Virgen de Las Mercedes, y milagrosamente mi hijo vivió. Estuvo 3 meses en cuidados intensivos, con varios aparatos en todo el cuerpo”, comentó.

A fines de marzo, los médicos se sorprendieron al ver la rápida evolución de More. Le dieron de alta, pero el joven no hablaba, ni caminaba, ni escuchaba. Era un vegetal. Así su madre lo llevó a su casa, en La Legua, Piura. Desde entonces está postrado en una cama, a la espera de una operación que le devuelva la esperanza.

“A mi hijo le sacaron varios huesos de la cabeza, porque estaban licuados, los delincuentes se habían ensañado tanto con él que le habían molido su cerebro. Ahora necesita una craneoplastia que cuesta 270 mil soles, más los gastos de la operación. El seguro (Essalud) se ha comprometido a importar desde Suiza esa craneplastia, pero necesitamos dinero para la operación y para los gastos diarios de su recuperación”, contó entre lágrimas su madre.

Los vecinos de La Legua se han organizado para realizar parrilladas que permitan costear la operación de More, que está programada para el 2 de octubre. El joven soñaba con ser ingeniero y ayudar a su familia. Ahora no habla, ni camina. Solo escucha y, de cuando en cuando, suelta una ligera sonrisa. Su madre y los médicos dicen que es una roca, y lo apodaron “Lázaro”, porque no pensaron que saldría del coma desde enero.

LA IMPUNIDAD

Mientras tanto, la investigación fiscal que abrió la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Sechura está a punto de archivarse por falta de pruebas. La madre de Gersson contó que cuando su esposo fue a denunciar el hecho ante la Policía le pidieron 500 soles para indagar. El hombre solo les dio 250 soles, que era lo único que llevaba en el bolsillo.

Las investigaciones refieren que el chofer era apodado “Parcero”, que maneja un auto station wagon blanco de la ruta Sechura-Las Delicias, pero desde el asalto de Gersson, nadie lo ha visto más. Los familiares de Gersson pidieron al ministro del Interior y a las autoridades que acabe con la delincuencia.

“No queremos que otros chicos, como Gersson, terminen postrados en una cama, Con los sueños rotos. Maldita delincuencia que no se acaba. Malditos delincuentes que se ensañaron con mi hijo por un maldito celular. Basta ya de tanta injusticia”, pidió su madre.

Si quiere ayudar a que Gersson siga viviendo puede contactarse al 968928272/ 969504681. También puede dejar su donativo en la cuenta de Interbank 7233087817180, a nombre de Jorge More Zapata, papá de Gersson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here