CIPCA: 50 años a favor del desarrollo rural

El Centro de Investigación y Promoción del Campesinado-CIPCA cumple hoy 50 años de vida institucional, tiempo en el que ha contribuido, facilitado y acompañado procesos sociales, económico, culturales y políticos en la región, pero sobre todo ha fortalecido las capacidades de los actores de la población rural.

Un 5 de diciembre de 1972, hace 50 años, un grupo de sacerdotes jesuitas, entre ellos, Vicente Santuc se instalaron en la cooperativa San Miguel en territorio de la Comunidad Campesina San Juan Bautista de Catacaos, y focalizaron su trabajo en el campesinado del Bajo Piura que en aquel entonces pasaba por una reforma agraria que significó grandes cambios para dicho sector.

CIPCA, a lo largo de sus cincuenta años de trayectoria, ha trabajado sin perder de vista su propósito inicial que es: el caminar con los pequeños productores y productoras agrícolas de la región y de esta manera reducir desigualdades y exclusiones sociales, por ello, es que viene trabajando en diferentes ejes como el de igualdad de género, gestión social comunitario, gestión ambientas y cambio climática, gobernabilidad y ciudadanía, agricultura familiar y seguridad alimentaria y el fortalecimiento interno.

La directora ejecutiva de CIPCA, Rosa Prieto Mendoza recordó a todos aquellos que formaron parte de CIPCA, y a los sacerdotes jesuitas que forjaron la institución con su espíritu humanitario. Del mismo modo, añadió que, en estos 50 años de trabajo a favor del desarrollo rural, CIPCA ha tenido una serie de ajustes de acorde a los cambios que ocurre en el contexto nacional y regional, sin embargo, la apuesta de la institución siempre ha sido la misma: trabajar por los espacios rurales de la población.

“Se quieren invisibilizar los espacios rurales, sin saber el potencial que tienen estos espacios para el desarrollo del país y la región, como zonas de producción, medio ambiente, cuidado del agua, entre otros. Por eso creemos que nuestra intervención en lo rural es pertinente y sigue siendo vigente, y a lo largo de estos años el CIPCA ha abierto espacios para la discusión a nivel local, nacional e internacional sobre el desarrollo rural”, enfatizó.

Al conmemorar sus bodas de oro, el CIPCA se enfrente a un contexto con desafíos cada vez más complejos, donde las desigualdades han sido reforzadas y destapadas por la pandemia de la COVID-19, y la crisis políticos-institucional nacional que amenaza la democracia. A pesar de las sombras que se viven en el Perú, el CIPCA tiene sólidas raíces desde las cuales seguir trabajando y discerniendo sobre cómo abrir camino a la esperanza desde su presencia en los espacios rurales de la región.

CIPCA, reafirma su compromiso por continuar ¡Haciendo Camino!, fortaleciendo capacidades de actores locales y regionales para el diálogo y la incidencia, para que, como dijo nuestro fundador Vicente Santuc Sj, “se constituyan en seres dialogantes” y hagan posible un desarrollo equilibrado en la región Piura.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí